¿Y los derechos de los médicos, qué?

21 sep 2017 por Nev Haynes

¿Y los derechos de los médicos, qué?

Escena real en un hospital. Un paciente, tumbado sobre una camilla, es empujado por los pasillos y subido en un ascensor hasta el quirófano donde le van a intervenir para quitarle un tumor. Se lo han diagnosticado hace pocas semanas. Le esperan, listos y alineados como un batallón de fusileros, un equipo de profesionales médicos y sanitarios que han estudiado su caso. Le han realizado infinidad de pruebas, conocen el historial del paciente y tienen claro cómo solucionar el problema. Lo más seguro es que la operación salga como estaba previsto. No obstante, el paciente ha firmado una serie de papeles que exculpan al cirujano y al hospital de cualquier responsabilidad en el caso de que “algo salga mal”. Y esto es algo que sucede todos los días.

Cualquier cirujano que interviene a un paciente acumula una media de 10 años de estudios y prácticas antes de poder operar. Estamos hablando del doble de lo que normalmente se tarda en finalizar otras carreras universitarias como Administración de Empresas, Derecho o Ingeniería Informática. Los estudiantes de medicina, aparte de tener expedientes académicos brillantes, son los que sin duda pueden atribuirse en voz alta eso que llamamos vocación. En otras palabras, sin desmerecer otras profesiones, sabemos que en su gran mayoría los médicos son buenos en su trabajo y sienten verdadera pasión por lo que hacen.

Cuando nos ponemos en manos de un médico, estamos confiando lo único que realmente es nuestro, nuestro cuerpo, nosotros mismos, a alguien que va a cortar, extirpar, suturar y curar parte de nosotros para mejorar y alargarnos la vida. La confianza que depositamos en el galeno no puede ser mayor, y confiamos también en sus conocimientos, su intuición, su experiencia y su habilidad para operar.

Los pacientes tienen derechos. Todos, antes o después, vamos a tener que pasar por el trance de ser hospitalizados o intervenidos en alguna ocasión. Pero los médicos tienen que poder operarnos sin el temor de que sean acusados de mala praxis. Un cirujano no podría operar con la mente al 100% enfocada en el objetivo de la intervención si pensara en las consecuencias legales de que el paciente no salga de la operación como nos gustaría a todos. ¿Qué sería de todos nosotros si fuera así? Los casos más difíciles serían rechazados por los médicos, sabedores del riesgo que implica su diagnóstico y tratamiento.

Abundan los bufetes de abogados especializados en denuncias por negligencia médica. La lista de causas es larga. Las denuncias más frecuentes incluyen el diagnóstico erróneo, la temeridad o falta de celo profesional ante síntomas manifiestos, fallos en intervenciones quirúrgicas, prescripción inadecuada de medicamentos, fraude médico por falsos médicos en clínicas de cirugía estética, así como infecciones o contracción de enfermedades por infección en hospitales o por contagio de material no esterilizado. Sospechosamente, parece que más que para garantizar un servicio para la protección del paciente, existe un verdadero negocio en torno a las denuncias médicas. Pero, ¿qué sucede con los derechos de los médicos?

Al igual que los pacientes tienen sus derechos y los médicos sus obligaciones, estos últimos también están amparados por la Ley. De este modo pueden ejercer su profesión de forma más segura y más eficiente, redundando en un mayor beneficio para todas las partes implicadas. Todo esto tiene que venir acompañado además por el fomento institucional del respeto al profesional por parte de los pacientes. Los pacientes, que somos todos nosotros, debemos confiar y respetar las opiniones y decisiones de los profesionales de la medicina, en cuyas manos ponemos nuestras vidas y las de nuestros seres queridos. No olvidemos que los médicos dedican su vida a ayudar a los demás. Agradezcamos su dedicación, ayudándoles a ayudarnos.

Al igual que los pacientes tienen sus derechos y los médicos sus obligaciones, estos últimos también están amparados por la Ley

Si te gusta, ¡comparte!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone
Categorías: Inyección Comunicación

Date de alta en nuestra newsletter y no te pierdas ningún artículo o…



Deja un comentario