Entrevista a la Dra. Elisa Caballero

06 jul 2017 por Inyección Comunicación

Entrevista a la Dra. Elisa Caballero

Entrevistamos a la doctora Elisa Caballero, quien en colaboración con General Electric ha liderado la creación de la app MMNuclear, desarrollada por la empresa especializada INYECCIÓN, y en la que han colaborado más de 50 especialistas en Medicina Nuclear. MMNuclear digitaliza el completo Manual de Medicina Nuclear para Residentes de GE Healthcare, incorporando además funcionalidades que agregan un enorme valor a los manuales médicos tradicionales.

¿Cree usted que el gran público -en este caso, los pacientes españoles- es consciente del avance que la medicina nuclear supone en el proceso de diagnosis, tratamiento y seguimiento posterior de una dolencia?

Hay un conocimiento creciente entre la población española de algunas técnicas de medicina nuclear: por ejemplo, son muy populares, por frecuentes, la detección del ganglio centinela y el PET, y los pacientes sí saben que son útiles en el manejo de su enfermedad. El público en general está cada vez mejor informado y conceptos como el de imagen molecular, que entran de lleno en el campo de la Medicina Nuclear,  están cada vez más presentes en el vocabulario de la divulgación científica

¿Cómo situaría a España en el ranking mundial de tecnología en medicina nuclear? ¿Cree que nos queda mucho por descubrir en este campo?

No sé si descubrir, pero sí por aplicar. La renovación tecnológica en muchos hospitales españoles es una asignatura pendiente, y también estamos en cierta desventaja con respecto a otros países europeos en cuanto a disponibilidad de radiofármacos para uso clínico.

¿Podría describirnos en qué consiste la app MMNuclear?

Es una herramienta con una finalidad práctica: ayudar al médico residente a desenvolverse ante un paciente, ante una exploración, ante una pregunta del médico clínico al médico nuclear. Digo al médico residente, al que se supone menos experto, pero realmente es útil para cualquier profesional médico, de enfermería o técnico relacionado con la especialidad. Esta app contiene la información básica e imágenes de cada exploración de MN, expuesta de forma muy esquemática, clasificada por sistemas, así como un bloque de temas de principios básicos de la especialidad. La información está obtenida de fuentes estándar: fichas técnicas, guías, textos de consenso… Aporta además las ventajas de los libros electrónicos, ya que es importante para una especialidad de imagen que se pueda actualizar, completar… Es muy cómoda de manejar, permite la personalización de los contenidos mediante notas del lector y también la conexión con enlaces de interés en el campo de la M.N. así como con una biblioteca de imágenes extra.

Esta app contiene la información básica e imágenes de cada exploración de MN, expuesta de forma muy esquemática, clasificada por sistemas, así como un bloque de temas de principios básicos de la especialidad

¿Desde cuándo ha venido colaborando con General Electric para el desarrollo de la app MMNuclear? ¿Ha encontrado aceptación entre los usuarios de la misma, los médicos especialistas?

Nuestra colaboración con GE en este campo se remonta al año 2008, en el que se publicó la primera versión en papel de este Manual. La intención era la misma, y el formato de texto, muy similar, presentado como libro pequeño para llevar en el bolsillo de la bata. Pero los capítulos de la imagen PET se publicaron en un librito aparte.

La primera edición se revisó en 2013, y parece que se convirtió en un libro muy conocido y utilizado en los servicios de MN, por lo que GE se decidió a patrocinar una tercera edición convirtiéndola en aplicación electrónica. Además, este giro era necesario, ya que queríamos que incluyera PET y nuevos capítulos y procedimientos de terapia metabólica, y no podía ser en papel y de bolsillo, dado que habría sido un libro demasiado voluminoso.

La primera edición se revisó en 2013, y parece que se convirtió en un libro muy conocido y utilizado en los servicios de MN, por lo que GE se decidió a patrocinar una tercera edición convirtiéndola en aplicación electrónica

¿Cree que las nuevas tecnologías, el big data y las redes sociales han potenciado el intercambio de datos entre médicos o es solo una moda pasajera? ¿Está costando evangelizar a la profesión médica o, por el contrario, hay una tendencia a digitalizar el conocimiento existente hasta la fecha?

El intercambio de información entre profesionales no es sólo una cuestión de tecnología. La complejidad creciente de la práctica clínica y el aumento enorme de la cantidad de información en cada especialidad van provocando que el intercambio de datos y el trabajo multidisciplinar sean imprescindibles, y esto condiciona a su vez la forma de trabajar. En efecto, las nuevas tecnologías y sistemas de información y redes sociales permiten y facilitan la interacción. No hay vuelta atrás, y los profesionales médicos somos totalmente conscientes de ello, y desearíamos poder disponer de las herramientas más potentes para registrar y explotar datos, y manejar de la forma más eficiente la información generada.

¿En qué otros campos de la medicina ve usted una oportunidad para pasar a otro nivel en cuanto a tecnología de la información y compartición de la misma?

No sé si hay campos específicos en los que el intercambio de la información es más relevante que en otros. La cantidad de información clínica (datos clínicos, de imagen, de muestras biológicas…) que reside en los diferentes sistemas de registro de un hospital es ingente, y generalmente está infrautilizada debido a que esos sistemas no están bien integrados entre sí y a que no se dedican los recursos de explotación suficientes.

¿Qué les diría a los no creyentes? ¿Y a aquellos que, por el contrario, ponen toda esperanza en manos de las máquinas?

Me parece que no existen dos grupos claramente diferenciados formados por “no-creyentes” y “máquina-devotos”. Precisamente, el trabajo conjunto multidisciplinar ya se encarga de demostrarnos cada día que ninguna parcela de la información clínica es independiente de las demás, y que las máquinas no pueden sustituir las tres facetas principales de la actuación médica: conocimiento clínico, trabajo en equipo y un corazón compasivo.

¿Cuál es según usted, el camino que la medicina tiene que seguir en el futuro cercano? ¿Se atrevería a profetizar una “revolución médica” de aquí a corto plazo o ya estamos inmersos en sus comienzos?

Es una pregunta difícil, no me atrevería a profetizar ningún camino, y menos, una revolución. Pero en mi trabajo diario y en mi horizonte cercano veo tres pilares que me parecen fundamentales: información (conocimiento) de buena calidad, integración multidisciplinar de ese conocimiento (es decir, potenciación, multiplicación) y recursos tecnológicos capaces de soportar e impulsar todo ello.

La Doctora Elisa Caballero es Responsable de Área del Servicio Medicina Nuclear del Hospital Universitario Dr. Peset (Valencia)

Si te gusta, ¡comparte!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone
Categorías: App / Inyección Comunicación

Date de alta en nuestra newsletter y no te pierdas ningún artículo o…



Deja un comentario